Maleza V

V

Rodrigo era un hombre de costumbres y no podía faltar ni un solo día a su carrera matinal, aunque aquella mañana cuando sonó el despertador a las 6:00h. estuvo tentado de apagarlo y dejarlo pasar. La jornada anterior fue agotadora, llevaba varias semanas preparando el final de aquel interminable juicio. Hoy era el día en el que los testigos de su cliente eran sometidos a las preguntas de la fiscalía y la defensa. Tenía todos los puntos atados y bien atados. Escrupuloso, meticuloso y enamorado de su trabajo se había convertido en una pesadilla para el ministerio fiscal.

A pesar de todo, la duda solo fue pasajera. Saltó de la cama y en menos de 10 minutos ya estaba en la carretera. Le gustaba mezclar la carrera sobre el asfalto y el campo a través, así sufrían menos las articulaciones solía decir a menudo. Ya llevaba cinco kilómetros recorridos, el punto de no retorno, ahora el camino que debía emprender era de vuelta. Mentalmente le hacía parecer menos cansado solamente quedaba llegar a casa. Como siempre pasó de largo la parada del bus, rodeándola giró hacia el interior del bosque no sin antes pisar una lata de Coca-cola vacía que algún desconsiderado había tirado al suelo teniendo una papelera dentro de la marquesina. La maldijo con todas sus fuerzas no estaban sus tobillos para más disgustos.

Dejó a su espalda la calzada, fue desapareciendo poco a poco entre los árboles. ¡Qué distinto era correr por ese mullido suelo! La mayoría de las veces pasaba por ese sitio y aún se sentía maravillado como la primera vez. Aligeró el paso tanto como su sistema cardiorrespiratorio le permitía, calculando la distancia que le restaba por cubrir. En pocos minutos, llegaría al claro donde le recibía el sol de frente todas las mañanas.

Ya en principio le resultó raro no encontrar el camino entre las hierbas que las pisadas suyas y las de otros corredores o transeúntes habían hecho. A pesar de ello supo por dónde ir. La maleza que cubría el sendero parecía recién nacida de un verde de hierba nueva. Continuó por allí.

No era recomendable parar de golpe una carrera, la vuelta a la calma resultaba tan importante como el calentamiento inicial, pero Rodrigo no tuvo tiempo de eso. Paró en seco, jamás en sus 15 años de abogado criminalista había visto algo tan espeluznante como lo que tenía en frente. Miles de fotos y escenas de crímenes llenas de cadáveres destrozados habían contemplado sus ojos, al principio le costó acostumbrarse, pero eso ya pasó a la historia.

No pudo evitar vomitar lo poco que llevaba en el estómago. Quiso pensar que fue por la parada tan brusca pero en el fondo sabía que no. Delante de él se encontraba a varios metros sobre el suelo el cuerpo de un chico de piel morena. Por las palmas de sus manos y las plantas de los pies entraban raíces nudosas que lo mantenían suspendido, crucificado, desnudo. Las raíces salían por los ojos, oídos y fosas nasales. Había sangrado abundantemente por la herida abierta donde una vez hubo órganos genitales, estos estaban arrancados y metidos a la fuerza en la boca de la que sobresalían. Rodrigo entró en shock, no sabía si por la escena o por haber entendido que aquello no era obra de una persona o por lo menos no de una persona normal. Retrocedió sin apartar la mirada del cadáver para rodearlo y marcharse. Mientras lo hacía reparó en otra cosa que empeoró más si cabe su aturdimiento, en el pecho del joven sangraba las últimas gotas que aún le quedaba en las venas, atravesando la herida en la que se podía leer: Zorra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s