Divorcio express

Erotica

Primer contacto

La cena terminó entre risas en un ambiente distendido como lo fue todo el tiempo a pesar de que David y Rebeca acababan de conocerse, reunidos en la puerta del restaurante la sobremesa se alargó unos minutos mientras se despedían con el deseo de volver a repetir la experiencia. David pulsó el mando a distancia del coche y las luces de un BMW 330e gris metalizado parpadearon unos metros más adelante.

— ¿Vamos? Le dijo a Rebeca.

— Sí, claro voy en la misma dirección. —Contestó David

Anduvieron casi sin mediar palabra, cuando llegaron a la altura del vehículo Rebeca se despidió con dos besos y una sugerencia de volver a repetir lo de aquella noche, anteriormente se habían intercambiado los números de teléfono. David entró en el coche y arranco sin apartar la vista de aquel cuerpo embutido en ese traje negro que lo cubría hasta unos centímetros por encima de las rodillas, Rebeca era una mujer muy elegante, como de las que hoy en día cuesta trabajo encontrar —pensó— sus ojos seguían una trayectoria descendente por sus piernas, cubiertas por esas medias negras que tanto le ponían, que desembocaban en aquellos zapatos de tacón de aguja que le hacía resaltar más esos glúteos de horas en el gimnasio, en resumen se podría  decir que era el tipo de mujer con el que más de una vez había soñado.

David hizo que el coche avanzara lentamente, al llegar a la altura de Rebeca con la ventanilla bajada  se inclinó sobre el asiento del acompañante y se dirigió a ella — ¿dónde tienes aparcado el coche? Preguntó. No tengo coche he venido en autobús, me gusta utilizar los medios de transporte o dar un paseo — Contestó. David no pudo evitar imaginarla en el autobús arrastrando la mirada de todos hacia esos pechos que ansiaban salir por el escote asimétrico que dejaba desnudo su brazo derecho. De nuevo volvió a la realidad.

— ¿Si quieres te llevo a casa o donde me digas?, preguntó esperando una excusa seguida de una negativa.

— Perfecto, te acepto la invitación estos zapatos me están destrozando. Respondió para sorpresa de David.

Ella subió al coche mientras David se la comía con los ojos, tardó esos segundos en los que una mujer se da cuenta de la atención que despierta en la mayoría de los hombre y David no era la excepción. Lo miró, él apartó la mirada y ella sonrió complaciente.

Durante el viaje hablaron de la velada, de sus aficiones, sus trabajos y poco más, una conversación de cortesía que de vez en cuando se interrumpía por las miradas que David dirigía a esas piernas ahora más descubiertas. Ella lo observaba y disimuladamente con movimientos para acomodarse en el asiento procuraba elevar el vestido cada vez un poco más, dejando el resto para la imaginación. Esa actitud hizo que David entendiera que ella también se veía atraído por él o eso le parecía, nunca fue, como la mayoría de los hombres, muy bueno para leer los mensajes subliminales de las mujeres.

Día de autos

Llegaron a la casa de David alrededor de media noche, en la habitación casi tapados por una fina sábana Rebeca subida sobre David lo siente dentro moviéndose al ritmo que le imponía el momento. David acaricia sus pechos mojados de sudor entreteniéndose en sus duros pezones, los jadeos se escuchaban en el rellano de la escalera el orgasmo estaba a punto de llegar y los dos lo notaban subiendo poco a poco, el punto sin retorno el que se busca llegar juntos y así abrazados sus cuerpos sudorosos se entrelazaban entre besos y caricias.

La puerta se abrió bruscamente, la hoja golpeó sobre el tope empezando a cerrarse de la misma forma que se abrió, la mano de Margaret lo impidió. La esposa de David llegó antes de tiempo sorprendiendo a los amantes empapando la cama común del matrimonio.

Rebeca salió de la habitación sin mirar a Margaret mientras se cruzaban. No hubo las frases típicas, no hubo reproches. El silencio ensordecedor lo decía todo.

Días más tardes

Los abogados trajeados intentarán sacar para sus clientes el mejor partido posible del divorcio. David era el eslabón débil de la cadena, todo el dinero pertenece a Margaret, todas las empresas tecnológicas también y aun así el equipo de abogados de la Empresa intentará dejar a David en la pura miseria por orden de su clienta.

Los abogados de la Empresa piden un receso para compartir pareceres con Margaret. Una vez solos el jefe del equipo legal se acercó a su clienta.

  • Margaret, estamos ante un problema legal sin precedentes para la empresa. Dijo el trajeado abogado.
  • No importa, seguiremos adelante. —Contestó ella
  • Creo que no me estas entendiendo. Esto no puede dirimirse en un acuerdo entre las partes. El asunto deberá llegar a los tribunales.
  • Sí que lo entiendo, corto a su interlocutor, y vamos a por todas.

El Juicio

Todo iba perfecto o eso le parecía a Margaret hasta que el juez salió a dar el veredicto.

Ha quedado debidamente probado, empezó a decir el juez, que las causas alegadas para dilucidar los motivos de esta demanda de divorcio no pueden tenerse en cuenta por parte de este tribunal.

Igualmente queda probado que el modelo de Cybertoy Ltd. cuya patente es propiedad de la parte demandante Modelo R.E.B.E.C.A 01-AD154 desarrollado por su departamento de Inteligencia Artificial bajo la dirección del socio mayoritario como ingeniero jefe D. David Thruman, demandado en este procedimiento, es un producto catalogado como «juguete sexual».

Por todo ello satisfacer los deseos sexuales con un juguete, no puede considerarse causa de disolución del matrimonio por adulterio por muy sofisticado que fuera el aparato, que este ha de considerarse dentro de la categoría a la que pertenece los consoladores, vaginas artificiales y otros desarrollados para el mismo motivo.

De continuar las pretensiones de la demandante, el matrimonio habrá que disolverse por la vía de un divorcio ordinario fuera de la jurisdicción de este u otro tribunal siempre que se intente alegar los mismos motivos.

Epílogo

La disolución siguió adelante con un reparto equitativo entre ambas partes.

Ambos quedaron muy contentos por el funcionamiento de su producto estrella.

Dos años más tarde la empresa había triplicado las ganancias de la que se beneficiaron ambos.

La idea de llevar adelante un divorcio imposible, como se planeó por ambos, fue la mayor publicidad que una empresa había llevado jamás a tan bajo coste.

Buen marketing, buenas ganancias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s