Esquizofrenia

maxresdefault

Allí en esa fría azotea del psiquiátrico, de pie mirando al infinito a 50 pisos de altura, al borde del abismo. Las voces que llevaba escuchando hace varios días no le dejaban en paz, se sentía angustiado, abandonado. El tratamiento no surtía efecto después de tantos meses. Un escalofrío recorría su cuerpo cada vez que volvían a martirizarlo aquellas voces. No recordaba que desencadenó esa locura que ahora lo estaba dejando inútil, incapaz de hacer el trabajo para lo que él pensaba era su destino. No quería por nada del mundo defraudar a su padre y mientras tuviera fuerzas se resistiría a seguir los dictados de esas voces que no desaparecían de su cabeza. Quizás la solución no estaba en la medicación que lo tenía enclaustrado en sí mismo, incapaz de razonar, de tener un pensamiento coherente, en resumidas cuentas, de vivir.

Las rachas de viento le hacían tambalearse peligrosamente hacia su perdición, pero cada vez que era azotado se mantenía firme en ese filo entre la vida y la muerte que le separaba del duro asfalto a 100 metros de distancia, todo empezó como un susurro hasta que las voces volvieron a martillear su cabeza

  • A qué esperas, no lo pienses más. ¡Salta!
  • ¡No! No lo vas a conseguir «Gritaba a viva voz»
  • Entonces por qué has subido hasta aquí.
  • Solo quiero estar tranquilo y esperar que Dios me ayude a librarme de ti.
  • ¿Y para estar tranquilo estas ahí de pie al filo de la muerte?  ¿Y Dios? ¿Todavía crees que Dios es todopoderoso, incluso que existe? Dios es un madero en el agua para un náufrago, te agarras a él pero el tiempo te hará morir. Una muerte peor que la del ahogado, sufrirás hambre, frío, soledad, abandono. Sentirás que no eres nada en ese infinito mar.
  • ¡No, Dios no es eso, Dios es amor, bondad!
  • ¿Amor, Bondad eso dices? si Dios es todo eso por qué arrebata la vida a niños para castigar a sus padres, porque permite que haya tanta guerra en el mundo, tanto sufrimiento. ¿Bondad, Amor? No te has parado a pensar que Dios castiga, que es incapaz de evitar el devenir de estos humanos que van hacia su destrucción. El diablo te tienta, pero es la imperfección del hombre la que hace que caiga en ellas, el diablo te da la opción de elegir, la imperfección que insufló ese Dios en vosotros es la perdición absoluta de los hombres. No puedes hacer nada.
  • No, te equivocas, ya sé quién eres y ahora sé a quién me enfrento, tienes muchos nombres y has estado aquí desde el principio de los tiempos, no voy a permitir que me sigas martirizando, no eres nada, no eres nadie. Como bien has dicho el diablo tienta, pero yo soy más fuerte que tú porque tengo a Dios de mi lado y no vas a volver a martirizarme. Ahora lo tengo todo muy claro.

La puerta de acceso a la azotea se abrió de repente y varios enfermeros del psiquiátrico corrieron hacia él. No les dará tiempo a llegar —Pensó —, la decisión estaba tomada. Dio la espalda a los hombres que cada vez estaban más cerca, el viento zarandeaba sus batas blancas, sus manos se proyectaban hacia él.

Con un pequeño gesto se arrojó al vacío dejándose caer lentamente desde la cornisa, el aire cortaba su cara, la aceleración de caída aumentaba hasta llegar casi a la velocidad terminal, al llegar a pocos metros del suelo sus alas blancas se desplegaron mostrando toda su majestuosidad, remontó el vuelo ascendiendo más y más hasta desaparecer entre las nubes. Ahora se sentía libre. Aunque las voces no desaparecían su problema no era saber quién le hablaba, su incógnita siempre fue no saber quién era él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s